domingo, 28 de agosto de 2016

Día 22: De Hong Kong a Macao.

Macao y Hong Kong están separadas entre sí por apenas una hora de ferri. Ambos territorios pertenecen a China, pero son lugares especiales.

Para empezar tienen frontera propia y se necesita pasaporte para entrar, pero no visado. También tienen moneda propia, distinta al yuan pero con un cambio fijo.

Esto es debido al pasado colonial muy cercano. Macao fue territorio soberano de Portugal alrededor de 400 años,  y fue cedido a China apenas hace 16 años, el 31de diciembre de 1999. Durante cuatro siglos los portugueses usaron este puerto como fuente de intercambio comercial entre Oriente y Occidente. Tras la devolución a China, se firmó un acuerdo entre ambos países mediante el cual durante 50 años, Macao tendría una autonomía y sistema económico diferencia del resto del país.

Macao es conocida hoy en día por ser Las Vegas de Oriente, debido a que se ha liberado el juego y se han reproducido los casinos por todos lados. El Casino Lisboa ya no tiene solamente la concesión del juego, y el volumen ha crecido tanto que ya ha superado la cifra apuestas de Las Vegas,

 

Para los que no nos gusta apostar, el interés real por Macao por el interés de, casco antiguo catalogado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La gran peculiaridad se basa en mezclar el estilo portugués en una ciudad China. 

La visita se arranca en la Avenida de Almeida con Largo de Senado, allí está la casa que corresponde al ayuntamiento.


 


Ya a uno le llaman varias cosas la atención, como el empedrado de las calles, igual al del centro de Lisboa, o que absolutamente todos los carteles están en Chino y en Portugués.
 
El portugués es idioma oficial, pero prácticamente nadie lo habla o lo entiende.

En cuanto se encara la calle Largo do Senado, lo primero que se encuentra en una escultura que incluso está presente en el escudo de Portugal,
 
 

La bola del mundo simboloza todas las tierras descubiertas por porgueses entre los siglos XV y XVI. La franja más ancha en diagonal representa el acuerdo de Tordesillas, por el cual los reyes de España y Portugal se dividieron las nuevas tierras de América y sus rutas de navegación. Se trazó una línea imaginaria sobre tierra aún desconocida, por la cual Portugal se quedó la parte de abajo, sobre todo Brasil, y España el resto. Evidentemente, se dividieron a ciegas, sin saber las dimensiones del continente, yEspaña se quedó con la mayor parte.



El siguiente punto de interés viene por la Casa de la misericordia, en su día un centro de caridad y hoy convertído en registro público. Por el lateral hay un pequeño museo con algunas imágenes religiosas sin un gran atractivo. Lo bueno es que se puede acceder al balcón y se puede mirar la avenida.


 

Paseando se van viendo edificios coloniales que albergan negocios de toda la vida, y otros adaptado a los nuevos tiempos.


Siguiendo se tropieza con la Iglesia de los Dominicos, 
 

 
A partir de ahí, siguiendo la senda en subida del recorrido que desemboca en las ruinas de la Catedral de San Pablo, se pasan por callejones estrechos repletos de "jaladores" reclamando que entres a sus puestos de venta de productos tradicionales de todo tipo: Pasteles de nata, cerdo macerado, galletas de tradición portuguesa...
 
 

Cerdo macerado, dulce, picante...
 
 
 
Y después de hacer zigzag, se llega a la gran postal de Macao,



Las llamadas ruinas de la Catedral de San Pablo, aunque en realidad pertenecen a la fachada de la Iglesia de Madre de Dios que se incendió en 1850, y se reconstruyó solamente la fachada y no el resto.

Antes de subir las escalinatas, una estua de una preciosa señorita de la nobleza china, entregando en señal de bienvenida una flor de loto, a un "galán" y apuerto navegante portugués.












Día 21: Las luces de Hong Kong.

Día 19 / 20: Cosas que se pueden hacer en Yangshuo.

A pesar de que la vida nocturna de Yangshuo es muy novidita, entre el día las calles andan muy tranquilas, las discotecas están cerradas, las tiendas no ponen música, y los grupos de turistas chinos aún no aparecen.

Así, que el ambiente es propicio para visitar con calma las calles, los pueblos de los alrededores además de ver más de cerca los farallones que hay  por todos lados.

Las calles.

Los barcos cargados de turistas llegan a las 14:00h más o menos, así que las mañanas sí que dan para visitar tiendas y ver curiosidades locales.

 



Impresionantes los puestos que venden picante en botes de conserva, allí mismo preparan las guindillas y lo mezclan. Da miedo probar!

 


Vendedoras de helados de soja del Partido Comunista, o al menos eso parecía. La verdad es que no nos aclaramos con ellas del motivo por el cuál iban vestidas así.


Te puedes encontrar con vendedoras de frutas, que las transportan a la viaja usanza, con un palo, y dos cestos.


El embarcadero 

Junto al embarcadero, algún anciano trae un palo con unos cormoranes, de los que en teoría tiene adiestrados para hacer pesca en el río. Tal vez el tema de la pesca lo ha dejado para tiempos peores, y ahora se intentan sacar un dinero haciéndose fotos o dejando las pájaros para hacérselas a los turistas, siempre hay gente dispuesta.


Además vale la pena caminar por la orilla y ver a lugareños navegando con su cayuco y los farallones más próximos.





Alrededores 

Para los que se animen a conducir por estas tierras, hay alquiler de bicicletas y scooters por todas partes. Nosotros no nos hemos atrevido por el calor y la humedad, además de por el tráfico, pero para los valientes hay posibilidades en cada esquina. 

Nosotros contratamos una mini excursión por 80 yuanes a un pueblecito "artificial" cercano. Se trata del otro Shangrilá, se ve que están explotando el nombre. En una laguna han montado una especie de parque de minorías étnicas de la zona, y allí en plan museo te enseñan lo que hay o lo que hubo.
Está bien montado, paseo con barca y visita guiada en chino incluido, sepuede pasar una buen tarde.


 



 

Amigos chinos que se quieren fotografiar con nosotros.


 


Se da la circunstancia, de que si vienes por tu cuenta tienes que pagar una entrada individual de 80 yuanes, en cambio si vienes con una excursión debe de ser mucho más barato, ya que eso es lo que hemos pagado con el transporte incluido.